¿Influyen las infecciones bucodentales en el rendimiento físico de los deportistas?

Desde Naturaldente, como ya sabéis, estamos muy concienciados con la vida sana y el deporte. Y por esto mismo intentamos ofrecer la mayor información en cuanto a todo lo que esta relacionado con la salud bucodental y otros ámbitos.

Hoy os dejamos un resumen de un artículo de mujer.es

No importa si se es profesional o amateur, las infecciones bucodentales influyen de manera negativa en el rendimiento físico de los deportistas.

Infección bucodental = mayor riesgo de lesión

Muchas lesiones articulares y musculares son consecuencia de focos infecciosos dentarios o del tejido circundante al diente”. Esto se debe, a que las bacterias de la boca se distribuyen por todo el organismo a través de la sangre, que las va depositando en los músculos y en las articulaciones, produciendo cansancio y agotamiento muscular.

”Como consecuencia, se ralentiza la contracción-relajación del músculo con pérdida de tono fibrilar lo que provoca sensación de fatiga e inflamación articular. Esto deriva en lesiones, sobre todo en deportistas que someten sus miembros a auténticos desgastes, siendo muy fácil que se produzcan desgarros, dolores articulares o lesiones tendinosas con una tardía recuperación”.

Además, asegura que a un paciente que sufre una infección bucodental, le costará mucho más tiempo recuperarse de una lesión, “pues para ello es necesario que el torrente sanguíneo lleve los sustratos necesarios y esté libre de bacterias”.

Práctica deportiva = más probabilidades de sufrir caries, placas, roturas o coloración dental

Naturaldente_deporte

“Las personas que practican ejercicio físico con regularidad también tienden a sufrir más caries y mayor desgaste dental que el resto de la población, debido a la deshidratación, la ingesta de productos ricos en glucosa o de bebidas con un PH bajo. También, en algunos deportes en los que se mantiene un contacto continuo con los agentes químicos de las piscinas, como la natación o el waterpolo, se produce una mayor agresión y la aparición de un tono amarillento en los dientes”.

Por otra parte, “la composición química de la saliva cambia al hacer deporte, volviéndose más alcalina a medida que progresaba el ejercicio, lo que fomenta el desarrollo de placas de sarro en los dientes. De ahí la importancia de mantener una higiene y cuidado oral extraordinario”.

Asimismo, otro de los principales problemas a los que se enfrentan aquellos que practican deporte son los traumatismos dentales. “Más de 5 millones de piezas dentales se pierden al año entre la población, siendo el traumatismo deportivo el causante de hasta el 39% de los casos”.

“Además, es en la práctica de deportes de menor riesgo, como el fútbol, el baloncesto o el balonmano, donde existe mayor incidencia de pérdida de piezas dentales ya que en ellos, no son obligatorios los protectores dentales a diferencia de lo que ocurre en otros deportes como el boxeo o el rugby”.

Fuente: www.mujer.es